martes, 30 de noviembre de 2010

τί ἔστι ἐν τοῖς ἀγροῖς;

Como de costumbre, empezamos un nuevo bloque trabajando el vocabulario. Esta vez nos toca el ambiente campestre: algo de frutos, de animales, de vida en el campo.  


Por medio de las imágenes descubrimos los significados, realizamos descripciones, inventamos diálogos entre los personajes (últimas diapositivas). No usamos apoyo escrito porque lo que nos interesa es habituarnos a las nuevas palabras y adquirir seguridad en la expresión.
Aprovechamos para insistir en aspectos morfológicos ya vistos, como el uso de los casos, las declinaciones, las concordancias, las personas verbales. Cuando las frases no salen de forma espontánea, usamos preguntas para provocar las respuestas que queremos: ἆρ΄ ἔχεις ...;
Para reforzar el vocabulario aprovechamos para trabajar las etimologías. De ese modo, aunque la imagen se les borre de la memoria, siempre se puede recurrir a la relación etimológica para recordar una palabra. Se trata de usar todos los estímulos a nuestro alcance para acercar el griego a nuestra realidad. Lo cierto es que la pobreza léxica de nuestros estudiantes es cada vez mayor. Hoy uno de ellos salía de clase sumando el número de palabras que había aprendido (¡en castellano!).
En general, el ambiente relajado propicia las intervenciones y se esfuerzan en producir mensajes cada vez más complejos al interiorizar poco a poco la lengua.